0
comentarios

6 cosas sobre los Celtas que seguramente no sabías

Estatua de la Reina Boudica

A pesar de que los celtas llegaron a dominar gran parte de Europa fueron menospreciados durante largo tiempo y por lo tanto poco estudiados. Esto, unido a la romanización que sufrieron la cual arrasó su cultura, ha provocado que hoy en día sigan estando rodeados de muchas incógnitas y sean especialmente desconocidos para el gran público. Por suerte en los últimos años el interés académico ha ido en aumento y gracias a ello conocemos muchas cosas de los pueblos celtas como por ejemplo las siguientes que seguro sorprenden a más de uno.

1.- Aunque las sociedades clásicas del momento tachaban a los celtas de bárbaros, realmente no lo eran más que ellos. Por un lado si que cometían actos salvajes -más adelante veremos alguno-, pero por otro tenían aspectos que hoy atribuimos a sociedades avanzadas como el reconocer derechos a las mujeres; sí, resulta que en la sociedad celta las mujeres disfrutaban de gran libertad, por ejemplo sabemos que poseían autonomía dentro del matrimonio, que ganaban dinero, que podían tener propiedades y lo que es aún más importante, gobernar y comandar ejércitos en la batalla (destaca el caso de la reina Boudica).

2.- Dada la de cal, ahí va la de arena: decapitaban a sus enemigos y guardaban las cabezas embalsamadas como recuerdos y trofeos que mostraban en determinadas ocasiones. Obviamente no decapitaban por sistema a todos los adversarios, solamente a aquellos que consideraban que habían mostrado gran valentía en la confrontación o que eran famosos por lo que fuera. ¿Por qué lo hacían? No está claro, quizás para potenciar la guerra psicológica o por alguna razón religiosa.

3.- Había hombres realmente preocupados por su físico, no por cuestiones de belleza sino porque si se quería llegar a ser alguien con cierta posición era imprescindible ser un buen guerrero. Incluso hacían pruebas para controlar el sobrepeso; cada comunidad contaba con una especie de cinturón y si la cintura de X era mayor que la circunferencia del cinturón entonces se le castigaba y ultrajaba hasta que adelgazaba.

4.- Los celtas también tenían anfiteatros, lo vienen defendiendo desde hace tiempo importantes arqueólogos. En Irlanda aún perduran restos de varias estructuras, como la de Grianan of Aileach, que durante años se creyó que se usaban con fines militares o de protección pero hoy existe bastante unanimidad en torno a la idea de que estas edificaciones estaban enfocadas a usos ceremoniales y lúdicos (en la cultura celta muchas veces ambas cosas estaban estrechamente relacionadas).

5.- No eran pocos los celtas que combatían prácticamente desnudos. Las razones que se barajan para explicarlo son cuatro: que lo hicieran con el objetivo de meter miedo al contrario, que tuviera algún propósito religioso, que fuera para presumir de condición física o una combinación de todas ellas.

6.- Con lo expuesto hasta aquí queda claro que los pueblos celtas eran belicosos, y si a eso sumamos que también manejaban la tecnología del hierro como pocos, no es de extrañar que fueran auténticos expertos en la manufactura de herramientas de guerra en metal. Tanto es así que no se limitaron a fabricar escudos y espadas de gran calidad, también hicieron cuadrigas cuyas ruedas tenían los cantos protegidos con hierro e incluso se cree que posiblemente fueron los inventores de las famosas cotas de malla, esas armaduras confeccionadas mediante anillas de hierro ensartadas entre sí tan usadas hasta el siglo XVI.

Nota: artículo inspirado en este otro del blog Castra in Lusitania que recomendamos encarecidamente: 10 curiosidades curiosas romanas
Imagen: Estatua de la Reina Boudica, foto de Aldaron

  • Compartir:     
Guardado en: Historia celta

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.

*

*

Acepto la Política de privacidad y las Condiciones generales